20 septiembre 2016

TODO DEPENDE DE TU ATENCIÓN



Cada vez que te sientas mal por algo, cada vez que sientas miedo o angustia, tristeza o desolación, y te abruma esa emoción tan intensamente que no puedas reposar en paz, párate unos minutos y respira profundamente varias veces.
Puedes cerrar los ojos si lo deseas y dirige tu atención hacia tu interior. Pregúntate "¿soy consciente?"... no respondas, simplemente dirige tu atención en si eres consciente y permanece ahí.
Tu sufrimiento está ahí porque hay resistencia interna en ti...
te resistes al pensamiento que generó esa emoción tan intensa y provocó tanto dolor en ti.
Ahora pregúntate "¿quién se resiste?"... no respondas, simplemente dirige tu atención en quién es el que se resiste.
Posiblemente respondas esta pregunta con la palabra "yo"; "yo me estoy resistiendo".

Vamos a profundizar un poco más:
¿Quién es este "yo " que se resiste?... no respondas, tan solo dirige tu atención en ese "yo" que se resiste. 
Te vas a dar cuenta de que todo esto que está sucediendo, que estás viviendo está siendo observado por alguien que está más allá de todo esto. Está siendo contemplado por algo que no es de este mundo físico, algo que no tiene forma, ni dimensiones, ni puede ser etiquetado... algo que simplemente Es y que es consciente de todo lo que está sucediendo. Es consciente del dolor, es consciente del "yo" que siente el dolor y es consciente de la resistencia que el "yo" pone ante ese dolor.

Céntrate en Eso que es consciente, dirige tu atención ahí y permanece ahí unos minutos...
Al centrar tu atención en Eso que es consciente, el dolor, la resistencia y el "yo" han desaparecido, se han disuelto... solo existe Eso que es consciente.
Puedes darte cuenta de que absolutamente todo depende de dónde pones tu atención... porque Tú eres la Atención misma, Tú eres eso que percibe dependiendo de dónde esté puesta tu atención.
Si tu atención está puesta en un pensamiento y éste es negativo, al identificarte con ese pensamiento crearás dolor y te resistirás a sentirlo. Estás creando sufrimiento innecesariamente.
Si tu atención está puesta en el Observador, en Eso que está más allá de la experiencia del "yo", verás las cosas sin identificarte con ellas y por tanto, no crearás sufrimiento.
Por tanto, lo que importa es TU ATENCIÓN. 

Si no deseas crear más sufrimiento innecesariamente, ante un pensamiento negativo, dirige tu atención a Eso que está más allá y que observa y contempla todo lo que sucede... No te identifiques con el pensamiento, no crees un falso "yo" que sufre debido a ese pensamiento... suéltate y Ríndete! Permanece como la Presencia Consciente Observadora que está más allá de todo pensamiento, de toda emoción, y así vivirás sin identificarte. 

Desidentificarse es dirigir tu atención hacia tu interior, a Eso que está más allá de la experiencia, y ver el espacio que hay entre Tú y  la experiencia misma... Viendo realmente que nada sucede en realidad, pues todo se crea a medida que es observado, a medida que diriges tu atención a eso en concreto.
Si tu atención está siempre puesta en la Presencia Consciente Observadora que Es, podrás ver que no hay nadie, no hay un alguien (un "yo"), simplemente hay percibir.
Tú eres la Nada o el Vacío que percibe por medio de dónde se dirige la atención.
Tú percibes a medida en que creas mentalmente cuando enfocas tu atención en un pensamiento. 
Por tanto, enfoca tu atención en Ti Mismo cada vez que la atención se pierda en un pensamiento o en un suceso externo.

Camino al Despertar